Salud y Bienestar

6 órganos que podemos sanar nosotros mismo

En la actualidad, son cada vez más las condiciones médicas que afectan la salud y la calidad de vida de los seres humanos. Muchas personas, no son conscientes del gran número de factores que contribuyen al desarrollo de las enfermedades, y se limitan a encontrar una cura en fármacos y otros químicos, sin tener en cuenta que con algunos simples cambios de hábitos es posible proteger y mejorar nuestra salud.

Prepárate para descubrir las afecciones en 6 partes del cuerpo que pueden tratarse por nuestros propios medios.
organo que podemos sanar

Las Arterias

Problema: Estrechamiento de los vasos sanguíneos
El mecanismo de defensa natural: Cuando las arterias comienzan a obstruirse, un cuerpo saludable puede manejar el problema, extendiendo arterias existentes o creando otras nuevas. Este es un proceso natural llamado angiogénesis y funciona de la siguiente manera.
Por lo general, las conexiones entre los vasos sanguíneos, llamadas anastomosis arteriales, suministran sangre a los tejidos locales. De acuerdo con el Dr. Ronald L. Terjung, presidente asociado del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Missouri, explica que cuando las células en los vasos sanguíneos detectan un aumento en los niveles de estrés, se envían señales para agrandar las anastomosis y permitir el correcto transporte de la sangre.
¿Qué puedes hacer? 
De acuerdo con Roger J. Laham, médico y director del Centro de Investigaciones para la Angiogénesis de la Facultad de Medicina de Harvard, “la angiogénesis no puede ocurrir si las células de los vasos sanguíneos han sido dañadas o bloqueadas por el colesterol.” Por esta razón, se recomienda reducir el consumo de alimentos ricos en grasa y llevar una alimentación saludable.
Por otro lado, el ejercicio es otro de los factores claves en la restauración de la salud de las arterias. Un estudio publicado en el año 2004, en la revista BMC Psychology, descubrió que la endostatina, un factor involucrado en el crecimiento arterial, presentó un aumento del 73% en voluntarios saludables, luego de haber ejercitado 10 minutos en una cinta a una velocidad de 8 km/h.

Los huesos

El problema: Un hueso roto
El mecanismo de defensa natural: De acuerdo con Sherwin S.W. Ho, médico y profesor adjunto de cirugía ortopédica en la Universidad de Chicago; las primeras respuestas de curación son iniciadas por las partes vivientes del hueso, las células que habitan dentro de la matriz ósea.” Dicha matriz es la liviana pero duradera estructura de carbonato de calcio que compone la mayoría de nuestros huesos. Dentro de la matriz existen diversas células vivientes, incluyendo osteocitos, que son liberados cuando el cuerpo necesita reconstruir tejido óseo.
¿Qué puedes hacer?
Asegúrate de incluir vegetales verdes en tu dieta, ya que éstos aportarán enormes cantidades de vitamina K, un compuesto que ayuda a mantener las células óseas en su lugar. Las principales fuentes de esta vitamina son el brócoli, la espinaca, los avocados y los tomates. Por otro lado, es importante realizar algún tipo de esfuerzo con los huesos, de manera de estimular el funcionamiento de los osteocitos para construir y mantener el tejido óseo.

El hígado

El problema: Años como bebedor o una borrachera
El mecanismo de defensa natural: El hígado es el único órgano que puede volver a regenerarse por sí solo; luego de que parte de su tejido se haya perdido o dañado, proceso que lleva el nombre de hipertrofia compensatoria. Esto solo puede suceder si la persona no bebió alcohol hasta el punto de desarrollar cirrosis. De acuerdo con Mark Mailliard, médico y director del Programa para la Hepatitis C de la Universidad de Nebraska; “las personas que presentan mayor riesgo son aquellas que beben más de 14 tragos por semana, o cinco en un mismo día de forma regular.”
¿Qué puedes hacer?
Como primer paso debes equilibrar tu hígado mediante la alimentación. Intenta incorporar más alimentos ricos en glutatión (GSH), un antioxidante que ayuda a mantener la salud del hígado y desintoxicar el organismo, y contribuye a la regeneración del hígado. Aunque todas las células del cuerpo humano son capaces de sintetizar el glutatión; la síntesis de glutatión del hígado se ha demostrado que es esencial. Después del nacimiento, los ratones con pérdida genética inducida de GCLC (es decir, la síntesis de GSH) sólo en el hígado mueren al cabo de 1 mes del nacimiento.

Los Intestinos

El problema: Mal funcionamiento de los intestinos
El mecanismo de defensa natural: Si torturas los intestinos con alcohol, asados y comida chatarra, el revestimiento de los intestinos se irá de deteriorando de a poco. Las células en esta parte del cuerpo tienen el índice de reemplazo celular más rápido de todo el organismo: luego de varios días de duro trabajo las células desparecen dejando lugar para otras nuevas.
¿Qué puedes hacer?
De acuerdo con el Dr. Kenneth Koch, profesor de medicina interna y jefe del Departamento de Gastroenterología en la Facultad de Medicina de la universidad Wake Forest, incorporar fibra alimenticia a la dieta ayuda a derribar algunas células viejas para reemplazarlas por otras nuevas, como si se tratara de podar un árbol. Se recomienda consumir una porción diaria de 25 a 30 gr de fibra, comenzando por incluir granos integrales en el desayuno y almuerzo.

El cerebro

El problema: Daño de la materia gris
El mecanismo de defensa natural; Durante muchos años, las personas creían que las neuronas nuevas dejan de fabricarse en la pubertad. Sin embargo la realidad es muy distinta. De acuerdo con el Dr. Fred H. Gage, profesor en el laboratorio de genética del Instituto Salk y el primer investigador en haber demostrado el crecimiento de nuevas neuronas en mamíferos; el cerebro es un órgano más y como tal intenta repararse a sí mismo, al igual que la piel intenta curarse de un corte o una lesión.
¿Qué puedes hacer?
Comienza a practicar actividad física. Diversos estudios sobre animales han demostrado que el ejercicio puede inducir el proceso de neurogénesis, o formación de nuevas neuronas, en dos áreas claves del cerebro: el hipotálamo, que ayuda a crear nuevos recuerdos y estimula el aprendizaje, y el bulbo olfatorio, que es el área donde se encuentra el sentido del olfato.

Los pulmones

Problema: Dificultad para respirar
El mecanismo de defensa natural; Aunque los pulmones vienen equipados con un ciclo de limpieza propio, el consumo de cigarrillos o la contaminación del aire pueden dificultar este proceso. Gracias a este proceso que elimina el exceso de mucosidad y las toxinas; es posible presentar una mejoría en pocos días.
¿Qué puedes hacer?
La actividad física ayuda a eliminar la mucosidad de las paredes de los pulmones. Además, la incorporación de ácido retinoico y vitamina A puede ayudar a reconstruir el tejido pulmonar. En un estudio se ha demostrado que las ratas y ratones con enfisema pulmonar que fueron tratadas con dichos compuestos; pudieron restauras sus alveolos pulmonares, que son los divertículos terminales donde se produce el intercambio de dióxido de carbono por oxígeno.
  • Fuente: Men´sHealth

Plan Semanal De Ejercicios Para Cambiar Tu Cuerpo y Tu Mente

Un cuerpo en forma no se consigue solo con ir al gimnasio. De la misma manera que conservar una mente aguda requiere algo más que hacer crucigramas, un cuerpo sano y en forma requiere de actividades diversas para superar sus obstáculos. En este plan que te proponemos tendrás cada día una actividad diferente para realizar y lograr mantener tu cuerpo fuerte y tu mente activa.

Para seguir este plan no necesitas ir a un gimnasio o comprar costosos equipamientos. Tan solo necesitas un poco de fuerza de voluntad y 30-60 minutos todos los días.

ejercicios

¿Cómo funciona?

El ejercicio físico es una excelente forma de mantener una mente sana, según el jefe del Centro de Estudios Mentales de Seattle, el Dr. John Medina, el esfuerzo y el acto de trabajar los músculos aumenta el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, lo que conduce a un intercambio de oxígeno rápido y una creación de una serie de sustancias químicas que ayudan a centrarnos, resolver problemas y recordar cosas durante períodos más largos de tiempo.

El centro llevó a cabo un estudio sobre adultos que no realizaban ejercicio físico, y se les pidió realizar una actividad durante 30 minutos, 2 o 3 veces a la semana. Cuando fueron estudiados de nuevo después de unas pocas semanas, hubo un aumento del 30% en la capacidad de los participantes para concentrarse, recordar y manejar múltiples tareas.

Es importante señalar que esta mejora no es permanente. En un estudio de seguimiento realizado algunos meses más tarde, se encontró que los participantes que volvieron a su antiguo estilo de vida de poco actividad física, perdieron el 30% de mejora que previamente adquirida. Ahora imagina lo que pasaría si los participantes, en lugar de hace esta actividad 2 o 3 veces a la semana la hicieran 7 días de la semana.

Aún mejor, en lugar de imaginarlo, puedes probar este programa de formación y experimentar el cambio por tu cuenta.

Día 1: Caminar al aire libre

Es posible que te sorprendas al oír esto, pero caminar por el parque, el bosque, o cualquier otro entorno natural es mucho más beneficioso para el cuerpo que caminar por las calles de la ciudad. Un estudio realizado por la Universidad de Michigan encontró que el tiempo que pasamos en un entorno natural mejora la concentración y la memoria mucho más que un entorno urbano.

Un entorno natural calma al cerebro y le permite abordar de manera más eficiente los procesos de tratamiento de la información y de la memoria. El aire es más limpio en el campo y estamos menos perturbados por las distracciones. Además el hecho mismo de dejar tu entorno habitual te animará a invertir más tiempo y esfuerzo en la duración de la caminata.

Trata de evitar caminar con los auriculares y escuchar música. A pesar de que ayuda a pasar el tiempo, la música disminuye la capacidad del cerebro para concentrarse.

Día 2: Yoga

Actividades como el yoga, la meditación y el Tai Chi ayudan a mantener nuestro cuerpo flexible y estable. Sin embargo, un estudio realizado en 2005 mostró que también tienen una influencia positiva en la percepción sensorial del cerebro. La profesora Kathryn kerer dirigió el estudio con personas que meditaban todos los días. Esta docente encontró que la percepción sensorial de este grupo (tacto, precisión y reflejos) era anormalmente alto para su edad.

Los movimientos de los ejercicios de yoga y tai chi fortalecen los músculos de nuestro cuerpo y los nervios en el final de nuestras extremidades, así que es mucho más fácil mantener el equilibrio, incluso a medida que envejecemos.

ejercicios-yoga

Día 3: Velocidad

Después de descansar un poco en el segundo día, es el momento de ponerse las zapatillas y salir a correr. ¿Por qué correr fortalece el cerebro? Mientras que el cuerpo está realizando una actividad como una carrera rápida durante varios minutos, el flujo de sangre acelerada fomenta el desarrollo de un área del cerebro llamada hipocampo. Esta parte está situada a ambos lados de los lóbulos temporales y tiene un papel importante en la creación de nuevos recuerdos.

Día 4: Ejercicios de equilibrio

“Los movimientos complejos que requieren utilizar el cerebro de una manera consciente pueden ser muy buenos para los músculos de una manera especial y reforzar muchas partes del cerebro”; dice John Martin, un investigador del cerebro que trabaja en la Universidad de Columbia. La mayoría de las veces usamos estos ejercicios para incentivar a los niños y amigos; pero en realidad puede ser una parte importante y muy significativa de nuestro programa de entrenamiento. Podrían ser ejercicios como estar de pie sobre una sola pierna, o hacer movimientos circulares en diferentes direcciones con las manos o piernas. Sólo se necesita 30 minutos para realizar estos ejercicios y puedes hacerlos cómodamente en tu sala de estar.

Día 5: Coge una pelota de tenis y sal a caminar

¿Cómo una pelota de tenis puede ayudarte a fortalecer la mente? Debido a la coordinación. Los cálculos y la precisión que el cerebro necesita para funcionar cuando estás pasando una pelota de mano en mano o la lanzas en el aire y la capturas son mucho más complejos de lo que pensamos. Si se combinan estas acciones al caminar no sólo vas a poner las cosas más difíciles a tu cerebro; sino que también vas a ayudar a pasar el tiempo más rápido. Incluso si estás en casa viendo la televisión también te puedes obtener los beneficios de esta actividad, como la mejora en la concentración y destreza.

Día 6: Repite el día 3, pero con compañía

Además de la actividad física, la interacción social mejora los procesos cerebrales, contribuye a la preservación de la memoria e incluso ayuda a prevenir la aparición del Alzheimer.

Añadiendo más personas a la rutina de entrenamiento aumentarás tu compromiso con el programa y tu motivación se verá en aumento. Si no has encontrado una pareja para las actividades que combinan un poco de caminar o correr;  prueba actividades como la bicicleta o la natación donde no necesitas una pareja.

Día 7: Repite el día 4, pero con una venda en los ojos

Sin la vista tu cerebro tendrá que trabajar mucho más duro para mantener su equilibrio y realizar los ejercicios que requieren una atención y concentración. A medida que pasa el tiempo; nuestro cerebro pierde su flexibilidad, y la variedad de los esfuerzos realizados para llevar a cabo ejercicios de equilibrio (o cualquier otra actividad) sin el uso de nuestros ojos; ayuda a retener esta importante habilidad.

Por supuesto, debes tener mucho cuidado al hacer esto, así que haz ejercicios que no requieran estar de pie, pero que se puedan hacer mientras estás sentado o acostado.

Fuente: Todo Mail ll Foto de portada: Allan Ajifo

Evita cometer estos errores ante una emergencia

Evita cometer estos errores ante una emergencia

El hecho de tratar una herida con rapidez y corrección tiene un efecto importante en la recuperación de la misma. Sin embargo, existen muchas personas que tratan heridas comunes de la manera incorrecta. Para evitar daños mayores el anfitrión de un programa de tv de medicina, dio a conocer algunos de los errores más comunes cometidos en situaciones de emergencia.

1. No tratar las quemaduras por un tiempo prolongado

Olvídate de frotarte la zona quemada con hielo o con mantequilla, la mejor manera de calmar el ardor provocado por la piel quemada es colocando el área bajo agua fría. Pero unos segundos o unos pocos minutos no son suficientes, para que realmente sea efectivo, debes hacerlo por lo menos por 20 minutos, aclara el Dr Jeffrey Pellegrino, de Cruz Roja de Estados Unidos. “El calor de la quemadura, se trasporta profundamente dentro de la piel, en donde puede continuar destruyendo tejidos aunque hayas enfriado la superficie”. “Es necesario hacer que el agua fría absorba todo el calor para prevenir futuros daños.

2. Inclinar tu cabeza hacia atrás cuando te sangra la nariz

Esta inclinación hacia atrás puede hacer que la sangre fluya hacia la parte posterior de la garganta, provocando que te atragantes o tosas, obstruyendo potencialmente la respiración. En lugar, debes aplicar presión pellizcando tu nariz y dejando la cabeza en posición neutral, con tu mentón paralelo al suelo. Siéntate e intenta relajarte.

3. Aplicar calor a un esguince o fractura

“Siempre aplica frio de inmediato” dice William Gluckman, vocero de la Asociación de Cuidados de Urgencia de América. El hielo ayuda a bajar la hinchazón, mientras que el calor estimula el flujo de sangre, lo que puede provocar que empeore la hinchazón. Utiliza calor en casos de dolores de espalda.

4. Intentar quitar restos de un objeto que lesiona el ojo

Si has sufrido una lesión en algún ojo, tocar mucho la zona irritada sólo llevara a empeorar la herida y hasta provocar daños permanentes. En lugar de esto; colócate una venda para proteger el ojo y busca ayuda de un experto lo más pronto posible. La única excepción a este procedimiento es si te ha entrado al ojo alguna sustancia química, en ese caso, lávalo con agua por 15 minutos como mínimo.

5. Quitar los vendajes de una herida sangrante

Si el apósito que tienes en una herida aún puede absorber, es preferible no removerlo, sino agregarle una nueva gasa sobre la ya colocada, dice Chris Cebollero, jefe de Emergencias del Hospital Cristiano de St. Louis. Debemos aprovechar los factores de coagulación en superficie de la herida ayudan a detener el sangrado, por lo que quitar la gaza vieja; puede deshacerse de estos factores y hacer que la herida vuelva a sangrar. Si esto ocurre, aplica presión a la herida hasta que pare el sangrado, luego enjuágala nuevamente (para prevenir la infección); aplica un ungüento antibiótico y envuélvela nuevamente.

6. No Buscar atención médica luego de un accidente automovilístico

Si te viste involucrado en un accidente automovilístico, necesariamente debes acudir a una guardia médica, aunque te sientas bien, para asegurarte de que no presentas ningún tipo de daño. “La respuesta de la adrenalina funciona como un combustible de lucha que puede enmascarar tu dolor inicialmente” dice Cebollero. “Pueden pasar de 10 minutos a dos horas después del accidente hasta que sientas alguna molestia”. Los servicios de emergencia no pueden detectar sangrados cerebrales o huesos rotos.

7. Dificultar tu encuentro con el equipo de servicios de emergencia

Digamos que te ha picado una abeja en tu patio trasero y estas teniendo una severa reacción alérgica. Primero debes hacer que alguien llame al número de emergencias, luego dirígete hacia la zona delantera de la casa para que puedan ubicarte rápidamente. En otro caso, si te has ahogado con comida en un restaurante, no corras al baño; “las personas suelen morir en los baños por ahogamientos porque no quieren molestar a los comensales. Estas personas caen y nadie sabe el por qué” dice Pellegrino. Mantente a la vista de las personas que puedan ayudarte.
Fuente: Todo Mail ll Fuente de la imagen: Ecestaticos

- Universidad Tecnológica Israel